Saltar al contenido →

Carlos Navarro Entradas

La Ciencia

Me encanta la ciencia. Me encanta su ambición por explicarlo todo desde lo más grande a lo más pequeño. He leído mucha ciencia, empezando por los grandes divulgadores como Hawking o Sagan, a tratados sobre cada pequeña area de la misma que me interesarsa. Sin embargo, me encontré con sus límites. Los límites de la ciencia. Sí, los tiene y son muy claros. Vienen de su propia definición. Se considera ciencia todo lo que cumpla el método científico y se considera no-ciencia todo lo que no lo cumpla.

El método científico tiene un pequeño – gran problema. En uno de sus puntos dice que todo experimento debe poder ser replicado en laboratorios independientes. Pero eso es un gran límite porque:

¿qué pasaría si existiera una verdad que fuera subjetiva? Una verdad de la mente, de la que los individuos pudieran tener absoluta certeza pero no pudiera ser reproducida en un laboratorio precisamente por ser subjetiva y de la mente. Esa verdad no podría ser considerada ciencia por muy verdad que fuera.

¿Pero existe esa verdad?

Leer entrada siguiente: La Espiritualidad

Comentarios cerrados

La Filosofía

La filosofía es la gran ciencia del pensamiento. Desde los antiguos griegos a nuestros tiempo grandes pensadores han estado realizando las grandes preguntas de la humanidad ¿Quienes somos? y ¿De donde venimos?

Mi primeras lecturas fueron de filosofía contemporanea: Nietzsche, Sartre, Cioran, Freud,…

Sin embargo, había algo que no terminaba de encajarme en el enfoque que realizaban los filósofos para encontrar la verdad. Había un enorme número de términos y conceptos sobre los que construían su filosofía. Estos términos son incompatibles de unos filósofos a otros de forma que de alguna manera cada uno podía llegar a su propia verdad, pero esta era por su método de construcción incompatible con la de cualquier otro filósofo.

Además, tenía la fuerte impresión de que tantos siglos de construcción filosófica había llevamos a los contemporáneos a querer rizar el rizar y querer responder a las preguntas fundamentales de formas más enrevesadas con la intención de que fueran originales y nunca se hubieran explicado así antes.

Esto me llevó a explorar cada vez filosofía más primaria, llegando pronto a los antiguos griegos y romanos.

Había una verdad intemporal en lo griego que me apasionaba. Sus estudios sobre la virtud y sobre la política me hacían recordar cuanto hemos perdido en el camino y cuanto nos queda por recordar.

Quedaba sin embargo, un poso de amargura que no terminaba de colmarse y que creo que tiene que ver con la misma idea de la filosofía.

La filosofía es una ciencia que construye conceptos para explicar el hombre, la mente y el universo. Pero tenía cada vez más clara la sensación de que aquello que estaba buscando no podía ser expresado con conceptos. Debería ser algo experimentado, pero no necesariamente podría ser explicado.

Ello me llevó a sentir que la filosofía era un callejón sin salida.

¿Tendría más suerte con la ciencia?

Leer entrada siguiente: La Ciencia

Comentarios cerrados

Capítulo 1

¿Qué es la espiritualidad?

Existen 2 tipos de personas, aquellas para las que la palabra espiritualidad es algo que asociación con un montón de pseudo-ciencias y pseudo-religiones y que que por lo tanto les da cierto repelús solo oírla nombrar. Y existen otro tipo de personas que en algún momento en su vida han sentido que había algo más y desde aquel entonces iniciaron una búsqueda más o menos consciente de ese algo más, buscan saber que es y como encontrarlo. Este blog para dirigido los segundos.

Yo sentí ese algo más de adolescente tras la muerte de mi abuela. La primera persona querida a la que veía irse de la vida. Cuando estaba ya en casa triste después del entierro sentí una presencia amorosa que me dijo que no tenía que estar triste y que todo era maravilloso. Fue apenas un instante pero de tal intensidad que fue imposible pasarlo desapercibido y hasta el día de hoy sigo recordándolo.

Desde entonces inicié una búsqueda puesto que si algo más existía sin duda debía haber sido experimentado por miles de seres humanos antes y de haber constancia escrita. Pero ¿por donde empezar? Yo empecé por la filosofía.

Leer entrada siguiente: La Filosofía

Comentarios cerrados