Saltar al contenido →

Meditación 6. Las Lecciones del Amor

Meditación basada en Un Curso de Milagros

A partir de este momento, ya en un lugar cómodo para mí, escojo una posición agradable para dar comienzo a esta meditación. Nada del exterior me preocupa, molesta ni distrae.

Cierro mis ojos y pongo la atención en mi respiración, es lenta…suave y muy agradable. Observo cómo es cada vez más lenta y tranquila y en cada espiración me permito entrar en un estado más y más profundo de relajación…

Disfruto de todas las agradables sensaciones que estoy sintiendo… mi respiración se realiza de forma automática y natural…

En este estado, me permito conscientemente descansar e inconsciente- mente integrar esta meditación a partir de ahora…

Con esta sensación tan placentera pongo toda mi atención y disfruto sabiendo que cuando salga de esta meditación me resultará muy sencillo experimentar y vivir la lección de hoy…

Estoy decidido a entender el mensaje de la crucifixión… decido no ver ningún tipo de persecución ni ataque… porque no puedo ser perseguido ni atacado… Hasta ahora reaccionaba con ira porque me creía destructible… ¿y acaso no he sido siempre eterno?

A partir de este momento he decidido escuchar la voz del Espíritu Santo de todos los hermanos que me encuentre… pues me será de gran ayuda escuchar sus experiencias… no me hará falta vivirlas para poder integrar el amor que hay en ellos… esto se debe a que todos somos uno y compartimos el mismo Espíritu.

El mensaje de la crucifixión es inequívoco…. Enseña solamente amor, pues eso es lo que eres… resucitaré de entre los muertos y podré vivir mi re-despertar.

Dejo de tener miedo de lo que soy… porque eso me aleja verdaderamente de amar mi ser… y el resultado es mi propio rechazo.

Tomo una respiración profunda sintiendo toda esta información en mí, integrando este momento de absoluta certeza en el que puedo experimentar la verdad… en este lugar donde puedo realizar cualquier cosa que Dios me pida… todo lo puedo lograr al mantener a mi espíritu libre de toda duda y temor.

Fui creado creador y allí a donde yo vaya allí llevaré esta gratitud… dejaré de creer que puedo herir y ser herido… porque muchos son mis hermanos que necesitan todavía escuchar estas palabras… puedo sentir en este momento la bendición que esto conlleva a todos nosotros.

Dejaré de atacar a mis hermanos, dejaré de proyectar todas mis necesidades en ellos… puedo entender que todo el juicio que he ido manteniendo sobre ellos, eran todos hacía mi.

Puedo sentir una gran paz interior… puedo sentir el milagro en el mundo…

He podido sentir este cambio en mí… voy saliendo de mi profundo sueño…y donde antes había percepción ahora hay conocimiento… hago uso de lo que Soy… y el resultado es la perfecta visión que tengo hacia mi hermano…que es tan perfecto y creador como yo.

Dejo en manos del Espíritu Santo mi camino…y me unifico a su pensamiento lleno de amor y curación en mí.

Con esta sensación tan llena de amor, dejo que mi conciencia acoja fácilmente entre sus brazos toda esta información… no pongo resistencias y me siento cada vez más y más en paz…

La única manera de tener paz es enseñando paz… y a medida que vaya enseñando… en esa misma medida iré aprendiendo… aprenderé que la verdad me hará libre y me mantendrá libre a medida que otros la aprendan de mí.

Doy amor, aprendo amor…. soy amor.

Escucho las respuestas que me brinda el Espíritu Santo… ellas me conducen a dejar de tener pesadillas en este mundo que yo creé… escucho las respuestas…. ellas me llevan al despertar.

Decido regresar a mi Reino, mi verdadero hogar en él no existe la duda de quién soy ni de donde me encuentro…

Hago uso y gozo de mi absoluta certeza pues ella está en mí…

Tengo el poder de salir del sueño de mis pesadillas cuando yo desee… pues he podido ver la suave y cálida luz de mis pequeños despertares… ella me llenaba de calma… ¿por qué no regresar a ella por más tiempo?…. Soy eterno, soy vida… es fácil sentir este amor… el milagro me lleva a sentirlo. No hay milagros más grandes ni más pequeños… no hay dificultad que el milagro no sepa corregir… ni la oscuridad más profunda puede resistirse ante la suave y cálida luz del amor.

Tomo una respiración profunda y dejo a mi Ser libre de ilusiones y de engaños… nada externo a mí puede hacerme daño…porque no hay nada externo a mí….

Permito que en mi mente haya lo que Dios puso en ella… mi mente es íntegra….

Aprendo que tener se basa en dar… y no en obtener.

Aprendo que aprendo lo que enseño… y quiero aprender a estar en paz.

Aprendo que estoy en el Reino… y me libero de toda duda.

Aprendo de mi plenitud… porque he visto que es una.

Elijo que el Espíritu Santo guíe mis pasos… descanso en la perfecta seguridad de Dios… su creación no tiene límites.

Ahora… poco a poco iré tomando conciencia de mi cuerpo, en este lugar, en este espacio tiempo… y cuando desee abriré los ojos con la idea de hacer mi lectura de hoy… sabiendo que mi ser reconocerá cada palabra.

Extraido del libro “Meditaciones basadas en Un Curso de Milagros” de Alicia García Ortuño
Puedes comprar el Libro “Meditaciones basadas en Un Curso de Milagros” de Alicia García Ortuño en:

Publicado en Meditaciones Un Curso de Milagros