Saltar al contenido →

Meditación 1. El significado de los Milagros

Meditación basada en Un Curso de Milagros

A partir de este momento, ya en un lugar cómodo para mí, escojo una posición agradable para dar comienzo a esta meditación. Nada del exterior me preocupa, molesta ni distrae.

Cierro mis ojos y pongo la atención en mi respiración, es lenta… suave y muy agradable. Observo cómo es cada vez más lenta y tranquila, y en cada espiración me permito entrar en un estado más y más profundo de relajación…

Disfruto de todas las agradables sensaciones que estoy sintiendo… mi respiración se realiza de forma automática y natural…

En este estado, me permito conscientemente descansar e inconscientemente integrar esta meditación a partir de ahora…

Con esta sensación tan placentera pongo toda mi atención y disfruto sabiendo que cuando salga de esta meditación me resultará muy sencillo experimentar y vivir la lección de hoy…

Me encuentro en un lugar donde mi ser recuerda perfectamente la sensación que voy a experimentar a partir de este momento… vengo a este lugar todas las veces que me encuentro desconectado de lo que ES… de lo que SOY… siempre he podido escuchar a Dios en mí… mi nueva visión me une a mis hermanos.

Tengo la certeza que lo que siento en este lugar, en este momento… no sale de mi conciencia aunque todo ello lo puedo experimentar en ella.

He sido libre de creer hasta este momento todo lo que quiera y mis actos son fruto de ello.

Estoy a un paso de realizar los milagros… aquí y ahora se producen esos cambios de percepción y visión, ellos no me fuerzan a que deje de tener miedo… y en ese instante puedo sentir el milagro….En cada encuentro directo con Dios el amor es tan intenso que la experiencia es sumamente difícil de explicar.

Tomo una respiración profunda sintiendo toda esta información en mí, integrando este momento de absoluta certeza en el que puedo experimentar la verdad… en este lugar donde no existen los errores, donde absolutamente todos nunca fueron realizados.

Tu mi hermano mayor el que vivió todo esto antes que yo… en ti confío y entrego tu papel en la corrección de todos mis errores… estarás guiándome hasta que mi conciencia vuelva a su estado natural y así contigo formar parte de esta cadena maravillosa… me uniré cuando ya no haya error alguno en mi, ni en el resto de mis hermanos…

En ese mismo momento tendré la capacidad de obrar milagros… ella me llevará al logro… mi capacidad es el potencial… es fácil sentir el logro en mis acciones… y mi propósito es cancelar todos los errores pues es la profesión natural de los hijos de Dios…

Ahora sé que el cielo y la tierra están aquí… son mi estado natural.

Soy una obra digna de amor… pues Dios fue mi creador…. no intercedo y es fácil escuchar a mi Espíritu… me perdono, me libero y de ese modo libero a todos mis hermanos… todas nuestras mentes sirven al Espíritu Santo para la liberación de todas las creaciones de Dios… puedo llegar a sentir el milagro.

Llevo mis errores ante la luz y elijo abandonarlos siguiendo tu dirección. Mi espíritu está eternamente en estado de gracia… mi realidad es únicamente espíritu… de esa forma estoy en estado de gracia en la eternidad…

Cuando veo a mis hermanos es fácil desvanecer sus distorsiones y verlos en libertad… los bendigo y al hacerlo soy un obrador de milagros.

Siempre he respondido y me he comportado como he percibido y para poder comportarme a partir de ahora de manera apropiada… mi visión ha de ser verdadera… esta visión se hace cada vez más y más clara, puedo sentir mi propia santidad y la santidad del resto de mis hermanos…

Estoy listo para los milagros y sus efectos… sé que llegarán a hermanos que ni siquiera conozco y que lo usaran en beneficio propio y de esa manera ellos lo extenderán a otros… el milagro nos bendice a todos… y se une esa cadena de amor… corrigiendo todos nuestros errores…

Puedo sentir una gran paz interior… puedo sentir el milagro en el mundo…

Me perdono por dudar de mi Santidad y sé que esa duda jamás me alejo de ella.

Ahora sé que soy amor…. percibo y reconozco que lo tengo todo.

Con esta sensación tan llena de amor dejo que mi conciencia acoja fácilmente entre sus brazos toda esta información… no pongo resistencias y me siento cada vez más y más en paz…

Trataré a mi cuerpo como se merece porque sé que es un recurso de aprendizaje y con el también los milagros que obro… cuando llegue a mi estado verdadero…. tanto los milagros como mi cuerpo dejarán de ser necesarios. Al mismo tiempo cuando reconozca que cada uno de nosotros lo tiene todo… las aportaciones dejarán de ser necesarias… cuando se corrijan todos los errores del mundo…. todos los hijos de Dios compartirán todas las aptitudes que siempre tuvieron.

Siempre hemos sido plenos, santos… y llenos de todo lo que es verdadero, somos eternos y no podemos cambiar ni ser cambiados.

Dejaré de creer en todo lo que me he inventado… ahora puedo decir… que procedía del miedo. A partir de este momento pondré a prueba todas mis creencias y serán corregidas todas mis percepciones… El amor perfecto expulsa al miedo… Ahora creo en esto y soy libre…

Tomo una respiración profunda y dejo a mi Ser… libre de ilusiones y de engaños… nada externo a mí puede hacerme daño… porque no hay nada externo a mí…

Hoy sé que fui creado para crear todo lo bueno, todo lo hermoso y todo lo santo…

Ahora… poco a poco iré tomando conciencia de mi cuerpo, en este lugar, en este espacio tiempo… y cuando desee, abriré los ojos con la idea de hacer mi lectura de hoy… sabiendo que mi ser reconocerá cada palabra…

Extraido del libro “Meditaciones basadas en Un Curso de Milagros” de Alicia García Ortuño
CUENTA TU EXPERIENCIA CON ESTA MEDITACIÓN EN LOS COMENTARIOS
Puedes comprar el Libro “Meditaciones basadas en Un Curso de Milagros” de Alicia García Ortuño en:

Publicado en Meditaciones Un Curso de Milagros

2 comentarios

  1. Os cuento como he realizado esta meditación:

    Antes del amanecer me he puesto en posición cómoda con un cojín zafu y con el texto en la mano. En mi caso utilizo un ebook aunque puede ser igualmente válido leerlo desde el móvil.

    He ido leyendo despacio cada una de las frases del texto, sintiendo cada palabra. Después de leer cada frase la he repetido en voz baja para mi interior, como una oración. La palabras han resonado en mi interior con cada repetición y sentía como se expandían como ecos al repetirlas. Con aquellas frases con las que notaba mayor resonancia me he divertido repitiéndolas más veces y escuchando los ecos que el universo me devolvía. La sensación de profunda paz me ha ido inundando conforme avanzaba en la meditación.

    Una vez finalizado el texto he permanecido unos minutos en silencio y en calma mental para dejar que todas las ideas de esta meditación fueran siendo integradas. Las ideas y conceptos que acababa de meditar se aparecían y repetían en mi mente y yo amablemente las integraba.

    En total la meditación ha durado 25 minutos.

    Ha sido una experiencia hermosa. Os invito a compartir las vuestras.

  2. He incorporado al principio del texto un reproductor para poder escuchar la meditación en audio directamente con la voz de su autora Alicia García Ortuño que amablemente las ha cedido para que las difundamos. Muchas gracias Alicia!

Los comentarios están cerrados.