Saltar al contenido →

La Identificación del Ego con Cosas

Extraido del libro “Un nuevo mundo, ahora” de Eckhart Tolle

Uno de los niveles más básicos del ego es la identificación con cosas: mi juguete se convertirá más adelante en mi coche, mi casa, mi ropa, etc. Procuro encontrarme a mí mismo en cosas, pero nunca lo consigo del todo.

Los de la industria de la publicidad saben muy bien que, para vender cosas que realmente la gente no necesita, deben convencerles de que esas cosas añadirán algo al modo en que se ven a sí mismos o a cómo son vistos por los demás; en otras palabras, que añaden algo a su sentido del yo.

Esto lo hacen, por ejemplo, diciéndote que usando tal producto destacarás de la multitud y, en consecuencia, serás más tú mismo. O pueden crear en tu mente una asociación entre el producto y una persona famosa, o una persona juvenil, atractiva o con aspecto de ser feliz.

Y así, en muchos casos, no estás comprando un producto, sino un “realzador de la identidad”. Las marcas son, básicamente, identidades colectivas a las que te incorporas pagando.

Paradójicamente, lo que mantiene en marcha la llamada “sociedad de consumo” es el hecho de que intentar encontrarte a ti mismo a través de las cosas no funciona. La satisfacción del ego dura poco, y tú sigues buscando más, comprando, consumiendo.

La identificación del ego con las cosas crea apego a las cosas, obsesión por las cosas, lo que a su vez crea nuestra sociedad de consumo y estructuras económicas, donde la única medida del progreso es siempre más.

Es la misma disfunción que presenta la célula cancerosa, cuyo único objetivo es multiplicarse.

Tienes que ser sincero para averiguar si tu sentido de la propia valía está ligado a las cosas que posees. ¿Hay cosas que incluyen una sutil sensación de importancia o superioridad? ¿Te sientes resentido o irritado y algo rebajado en tu sentido del yo cuando alguien tiene más que tú o cuando pierdes una posesión preciada? ¿Te das cuenta de que tendrás que separarte de todo en algún momento, tal vez muy pronto? ¿Ha disminuido quien tú eres a causa de alguna pérdida material?

Una de las suposiciones inconscientes es que, al identificarte con un objeto mediante la ficción de la propiedad, la aparente solidez y permanencia de ese objeto material dotará de más solidez y permanencia a tu sentido del yo. Esto se aplica sobre todo a las casas, y aún más a la tierra.

En la proximidad de la muerte, todo el concepto de propiedad se revela como carente de sentido.

Pero la renuncia a las posesiones materiales no te libera automáticamente del ego. Hay personas que han renunciado a todas sus posesiones pero tienen un ego más grande que algunos millonarios.

Puedes comprar el libro “Un nuevo mundo, ahora” de Eckhart Tolle en:

Publicado en Eckhart Tolle

Un comentario

  1. Miriam morales Miriam morales

    Me encanta

Los comentarios están cerrados.