Saltar al contenido →

El Ego

Extraido del libro “Un nuevo mundo, ahora” de Eckhart Tolle

El ego no es más que esto: la identificación con la forma. Formas físicas, formas de pensar, formas emocionales. La humanidad, en lugar de utilizar el pensamiento, se dejó poseer por él. Las palabras reducen la realidad a algo que la mente humana pueda asimilar.

El resultado es una total inconsciencia de nuestra conexión con el todo, de nuestra unidad intrínseca con todos los “otros” y también con la Fuente.

La mente egótica está condicionada por el pasado. Su condicionamiento es doble, pues actúa tanto en el contenido como en la estructura.

En el caso de un niño que llora con profundo desconsuelo porque le han quitado su juguete, el juguete representa el contenido. Es intercambiable con cualquier otro contenido, cualquier otro juguete u objeto.

El contenido con el que te identificas está condicionado por tu entorno, tu educación y la cultura que te rodea. Que el niño sea rico o pobre, que el juguete sea un trozo de madera con forma de animal o un complejo aparato electrónico, eso no representa ninguna diferencia en lo que se refiere al sufrimiento causado por su pérdida.

La razón de que la pérdida produzca un sufrimiento tan agudo está oculta en la palabra “mi”, y es estructural.

Una de las estructuras mentales básicas que provocan la existencia del ego es la identificación. La palabra “identificación” deriva del latín idem, que significa “lo mismo”, y facere, que significa “hacer”. Así que, cuando me identifico con alguna cosa, “la hago lo mismo”. ¿Lo mismo que qué? Lo mismo que yo. La doto de un sentido del yo, y así pasa a formar parte de mi “identidad”.

Mientras que algunas personas no quieren saber quiénes son por miedo, otras tienen una curiosidad insaciable acerca de sí mismas y quieren averiguar más y más. Puede que estés tan fascinado contigo mismo que quizá pases años yendo al psicoanalista, ahondando en todos los aspectos de tu infancia, descubriendo miedos y deseos secretos, encontrando capas y más capas de complejidad en la estructura de tu personalidad y tu carácter. Al cabo de diez años, el terapeuta puede hartarse de ti y de tu historia y decirte que tu análisis ya está completo. Es posible que te mande a casa con un expediente de cinco mil páginas. “Esto es todo lo que hay acerca de usted. Esto es lo que usted es”

Todo lo que aprendes mediante el psicoanálisis y la autoobservación trata acerca de ti. Es contenido, no esencia.

¿Qué hay más, aparte del contenido? Lo que permite que el contenido exista: el espacio interior de la conciencia.

Tu identidad esencial no tiene forma, es una Presencia que todo lo impregna, un Ser anterior a todas las formas, a todas las identificaciones.

La verdad de quién eres no es “yo soy esto o aquello”, sino Yo Soy.

Puedes comprar el libro “Un nuevo mundo, ahora” de Eckhart Tolle en:

Publicado en Eckhart Tolle

Un comentario

  1. NORMA VIVIANA SADOSKI NORMA VIVIANA SADOSKI

    Dos simples palabras y un mundo por descubrir,cada uno es un mundo,un ser especial que se tranforma y moldea a las circunstancias sean positivas o no,de acuerdo a esa adaptacion el ego sino tiene presente el “Yo soy”,sufre,padece y se hunde en la más profunda depresión.

Los comentarios están cerrados.